Probablemente esto contenga un spoiler.
Spoiler: vamos a ver, que cuento la película, serie o libro...

Aguas termales en Islandia

Reykjadalur está muy cerca de  Reykjavik en tan solo 45 minutos en coche desde la capital podemos estar en Hveragerði donde con un pequeño trekking estaremos el caliente riachuelo.

 

La piscina Seljavallalaug en el sur de Islandia. No se trata de una piscina natural, es una piscina construida en 1923 pero el agua llega a ella de manera natural. Rodeada de montañas y afilados valles te dejará sin respiración. Una de las ventajas de este lugar es que tienes lugares para cambiarte de ropa y además podemos llegar hasta allí en coche, eso sí, por una pista de tierra

 

Hrunalaug. También está muy cerca de Reykjavik y podemos acceder a ella en coche prácticamente. Está dividido en dos, en uno de ellos hay construida una cabaña de madera, es como una jacuzzi natural en el que entran de 2 a 4 personas. El agua que fluye del río tras pasar por la cabaña llegando a la parte al aire libre de la piscina natural. En la cabaña de madera también nos podemos cambiar.

 

Más en http://www.queverenislandia.com

 

Mapa http://hotpoticeland.com/

Categorías:Uncategorized

Cascadas de Islandia

Sobre las cascadas (te resalto en rojo las más recomendables):

Glymur – en coche hasta el aparcamiento + excursión de unas 3 horas i/v. Es IM-PRE-SIO-NAN-TE
Hraunfossar y Barnafoss – en coche hasta las cascadas.
Öxarársfoss – en coche hasta el aparcamiento del P.N. + paseo corto.
Seljalandsfoss – en coche hasta la cascada.
Skogafoss – en coche hasta la cascada.
Gullfoss – en coche hasta la cascada.
Gjárfoss, Háifoss y Hjálparfoss – no lo sé porque al final no fuimos.
Gljúfurárfoss – en coche hasta la cascada de Seljalandsfoss + adentrarse en una cueva con riachuelo.
Foss a Sidu – no lo sé porque no la encontramos.
Svartifoss, Hundafoss y Thjófafoss – en coche hasta el aparcamiento del P.N. + excursión de unas 2 horas i/v.
Lítlanesfoss y Hengifoss – en coche hasta el aparcamiento + excursión de unas 2 horas i/v.
Dettifoss y Selfoss margen izquierda – en coche hasta la cascada.
Hafragilsfoss – en coche hasta Dettifoss + paseo corto.
Dettifoss y Selfoss margen derecha – en coche hasta la cascada por carretera MUY mala.
Hafragilsfoss margen derecha – no lo sé porque no nos dio tiempo a ir.
Réttarfoss – lo mismo que la anterior.
Godafoss – en coche hasta la cascada.


 

Os recomiendo 2 joyas escondidas:
1. Cascada Kvernufoss (está al lado e Skogafoss)

2. Glúfrafoss, cascada escondida ( A 100 m de Seljalanfoss)…

 


 

http://www.world-of-waterfalls.com/iceland.html

Iceland Waterfalls are perhaps the country’s most recognizable series of attractions. They’re everywhere! Its collection of waterfalls rivals any other country in sheer power and raw beauty. The falls range from powerful and wide river-type monsters like Dettifoss, Gullfoss, and Goðafoss to tall and narrow ones like Glymur, Háifoss, and Hengifoss. Moreover, the country sports classic waterfalls such as the rectangular Skógafoss, unique waterfalls such as the trapezoidal Dynjandi, and even waterfalls imitated by art such as Svartifoss.

And these are just the famous ones!

 


THE WATERFALLS LIST
If you already have a waterfall in mind that you’d like to see details about, browse the list below…

CAPITAL REGION AND SOUTH REGION
• 4.5 Gullfoss (comments)
• 4 Glymur (comments)
• 4.5 Skógafoss (comments)
• 3.5 Seljalandsfoss (comments)
• 3 Gljúfurárfoss (comments)
• 3.5 Waterfalls on the Skógá River (comments)
• 3 Faxi (comments)
• 2 Öxarárfoss (comments)
• 2 Ægissufoss (comments)
• 1.5 Arbæjarfoss (comments)
• 1 Sjávarfoss (comments)
• 2.5 Þórufoss (comments)
• 1.5 Tröllafoss (comments)
• 2.5 Gluggafoss (comments)
• 2 Kvernufoss (comments)
• 1.5 Foss á Siðu (comments)
• 1.5 Stjórnarfoss (comments)
• 0.5 Systrafoss (comments)
• 1.5 Southern Ring Road Waterfalls (comments)
• 4.5 Háifoss (comments)
• 3 Öfærufoss (comments)
• 3 Fagrifoss (comments)
• 2.5 Dynkur (comments)
• 3 Hjalparfoss (comments)
• 2.5 Þjófafoss (comments)
• 2 Waterfall by Hólaskjol (comments)
• 1.5 Gjáin Waterfalls (comments)
[Back to the Capital Region and South Region]

WEST REGION AND THE WESTFJORDS
• 4 Dynjandi (comments)
• 3 Hraunfossar (comments)
• 3 Djúpavíkurfoss (comments)
• 3 Bjarnafoss (comments)
• 1 Barnafoss (comments)
• 2 Glanni (comments)
• 2 Klukkufoss (comments)
• 1.5 Svöðufoss (comments)
• 2 Bæjarfoss (comments)
• 1.5 Kirkjufellsfoss (comments)
• 2 Grundarfoss (comments)
• 1.5 Waterfall in Tungudalur (comments)
• 2 Other Snæfellsnes Waterfalls (comments)
• 2.5 Other Westfjords Waterfalls (comments)
• 1.5 Waterfall at Foss (comments)
[Back to the West Region and the Westfjords]

NORTHWEST AND NORTHEAST REGIONS
• 4.5 Dettifoss (comments)
• 3.5 Goðafoss (comments)
• 4 Ketubjörg (comments)
• 1 Stekkjarfoss (comments)
• 2.5 Aldeyjarfoss (comments)
• 3 Selfoss (comments)
• 2.5 Hafragilsfoss (comments)
• 2.5 Urriðafoss, Katlar, and Réttarfoss (comments)
• 2.5 Hólmafossar (comments)
[Back to the Northwest and Northeast Regions]

EAST REGION
• 4 Hengifoss (comments)
• 3.5 Svartifoss (comments)
• 2 Draugafoss (comments)
• 2.5 Fardagafoss (comments)
• 2.5 Gufufoss (comments)
• 2.5 Rjukandi (comments)
• 0 Lagarfoss (comments)
• 1.5 Jónsfoss (comments)
• 2 Other Seyðisfjörður Waterfalls (comments)
• 1.5 Waterfall near Djúpivogur (comments)
[Back to the East Region]

READER SUBMISSIONS
• Ofaerufoss (South Region)
• Urridafoss (South Region)
• Svodufoss (West Region)
• Gullfoss (South Region)
• Skogafoss (South Region)
• Seljalandsfoss (South Region)
• Hengifoss and Litlanesfoss (East Region)
• Seljalandsfoss (South Region)
• Hengifoss (East Region)
• Gluggafoss (South Region)

http://www.world-of-waterfalls.com/iceland-litlanesfoss.html

 

 

 

Categorías:Viajes Etiquetas: ,

Fiordos del Oeste

Resumen Diario 5

Nuestra siguiente parada son los acantilados Látrabjarg, donde supuestamente pueden verse infinidad de puffins. El día no acompaña para nada y muy a nuestro pesar, no conseguimos ver a los ansiados pajarillos de cerca, tan solo vemos alguno volar. Eso si, los acantilados son una maravilla y con buen tiempo nos hubiera apetecido estarnos un buen rato más, la parada vale la pena!

Como nos esperan días de bastantes kilómetros, decidimos saltarnos la visita a la playa de Raudasandur, una bonita playa de arena rosada (o eso habíamos leído). Eso si, de camino a nuestra siguiente para pudimos ver la playa de Breidavik, de arena dorada y aguas turquesas. Realmente se veía preciosa y con buen tiempo seguro que habríamos parado a dar un paseo!

Nuestro siguiente objetivo era nuestro primer hot pot e iniciarnos en el tradicional baño geotermal islandés. Teníamos dos opciones: Pollurinn hot pot en Talknafjördur o la piscina de Reykjarfjardarlaug con su hot spring. Teníamos que decidir por una y finalmente nos decidimos por la segunda opción. No sabemos cómo será Pollurinn pero la verdad es que nos quedamos encantados con nuestra decisión: unos baños termales totalmente naturales, con vistas al fiordo y con absolutamente nadie a nuestro alrededor. Había una piscina que en ese momento se encontraba cerrada, así que nos bañamos en el hot spring que había detrás. Teníamos muchísimo frío y nos costó horrores sacarnos la ropa y ponernos el bañador pero una vez dentro era gloria bendita! El agua estaba a 45°C, demasiado caliente y todo….salimos con la piel literalmente chamuscada! jajaja

Nuestra siguiente y última parada era la cascada de Dynjandi, donde nos habían recomendado acampar. Nuestro pobre coche de blanco ya tenía poco Muy feliz

Esta cascada y la noche que pasamos bajo sus pies fue uno de los días más bonitos que recordamos. La cascada tiene una belleza única y mágica, y se encuentra justo delante de un fiordo espectacular. El camping es gratuito aunque tiene una caseta donde se pueden lavar los platos y hay lavabos bastante bien cuidados. Existe una caja donde se puede dejar una especie de voluntad para ayudar a mantener las instalaciones y realmente lo vale y esperamos que no cambie ni construyan nada turístico allí porque tal y como está ahora es único y muy especial. Dormir con la cascada de fondo y el fiordo delante es una experiencia que no se te olvida jamás!!!

Nos hubiéramos quedado mil días en Dynjandi, tan solo para disfrutar de la naturaleza y ese rincón tan sereno y precioso….pero para eso hubiéramos necesitado 1 mes más y no era el caso Muy feliz en principio este día era para sólo hacer kilómetros y para lo más al final posible de los fiordos porque al día siguiente nos tocaría lun panzón de kilómetros hasta Akureyri.

Conducir por los fiordos del oeste es sin duda una de las mejores cosas que hemos hecho en este viaje…

Así que sólo paramos en Ísafjördur, la capital de los fiordos del oeste. Es una ciudad preciosa, a los pies del fiordo, y el hecho de que no hubiera ni una sola nube en el cielo aún le daban un brillo más especial. Aquí aprovechamos para cargar agua y gasolina, conectarnos de nuevo con el mundo, enviar unas postales y probar por primera vez el delicioso Skyr (una especie de yogur cremoso que es una delicia y que por cierto creo que venden en muchos supermercados…al menos en Alemania existe en algunos, entre ellos el Lidl).
Los túneles que están construyendo tienen tela…sólo cabe un coche y para los que conducían en sentido contrario había zonas donde apartarse cada tantos metros, toda una obra de ingeniería! jajaja pero aquí tuvimos otro punto a favor para dar la vuelta a la isla en el sentido en el que lo hacíamos Muy feliz
La carretera que enlaza los fiordos del oeste con el norte de la isla ya está mucho mejor acondicionada. Queríamos para en el hot pot de Drangsnes pero aunque nos quedamos con las ganas, preferimos tirar hasta donde pudiéramos pensando en el día siguiente.

Así que nuestra ruta estaba planeada para dormir en Hólmavik pero finalmente paramos en Hvammstangi, cuando ya estábamos hartos de coche. La verdad es que fue todo un acierto…el camping fue de lo mejorcito en todo el viaje, con unas instalaciones muy buenas y hasta con wifi!!!

Categorías:Viajes Etiquetas: ,

Excursiones en Islandia

Glaciar

http://www.glacierguides.is/

Por ejemplo, 90 euros, excursión 3 horas sobre glaciar con crampones. Junto a centro de visitantes Skaftafell

Ballenas

En Husavik

 

Laguna Jokulsarlon

http://icelagoon.is/tours/ En Zodiac, unos 80 euros. De 9:30 a 17:40

Categorías:Uncategorized

Reykjavic

Resumen de Diario 4

Así que decidimos dar una vuelta por Reykjavik y zamparnos un perrito caliente. Aparcamos detrás de la iglesia de Hallgrímskirkja (aparcamiento libre Muy feliz ), y nos ponemos a pasear por allí.
La iglesia es cuanto menos, curiosa, es una iglesia luterana, y delante suya está la estatua de Leif Erikson, un vikingo (hijo de Erik El Rojo) que llegó a América 500 años antes que Cristóbal Colón.

La ciudad es pequeña, tiene 2-3 calles principales que parten de esta iglesia hacia abajo, la verdad que me gustó bastante.

Íbamos a comer el perrito caliente en el famoso puesto de Bæjarins Beztu Pylsur, pero estaba tan, pero taaaan hasta arriba de gente, que decidimos conformarnos con uno de otro puesto, que estaba bien bueno.
Nos dirigimos hacia la zona del Harpa (un edificio donde hacen conciertos, conferencias..), y llegamos hasta una escultura al lado del mar que representa el esqueleto de un barco vikingo, “Sólfar”- El viajero solar-.


Qué ver en Reykjavik?

LA PERLA

Opening Times: Todos los días de 10.00 a 22.00 (el restaurante abre hasta las 23.00).
Admission Fees: Gratis.
Disabled Access:
Teléfono: 562 0200
Museo Sigurjon Olafsson
Opening Times: De martes a domigo de 14.00-17.00 (verano); sábados y domingos de 14.00-17.00 (invierno). Cierra en diciembre y enero.
Admission Fees: Gratis.
Disabled Access:
Dirección: Laugarnestangi 70, Reikiavick, Iceland
Teléfono: 553 2906
Página web:http://www.lso.is

Höfði House

Höfði House, built in 1909, is considered to be one of the most beautiful and historically significant buildings in the Reykjavík area.

It’s best known as the location for the 1986 summit meeting of presidents Ronald Reagan and Mikhail Gorbatsjov, a historical event that effectively marked the end of the Cold War.

Nauthólsvík beach

A little bit of paradise is to be found in the form of a golden-sanded geothermal beach at Nauthólsvík in Reykjavík.

Nauthólsvík was opened in 2001, to the delight of residents and tourists alike and now attracts an estimate of 530.000 guests each year. The creation of the geothermal beach was an ambitious, but a very successful project, involving the construction of a lagoon with large sea walls, where cold sea and hot geothermal water fuse together resulting in higher temperatures.

 

 

Categorías:Uncategorized

El Círculo Dorado

La ruta del Círculo de oro o Círculo Dorado (Gullni hringurinn)

Con este nombre (Golden Circle) se agrupan tres de los sitios naturales más visitados y más conocidos de Islandia. Además de su importancia y belleza, la cercanía a la capital, Reykiavik hace que sean muy apreciados por los turistas. Se trata de la cascada de Gullfoss; del valle de Haukadalur, conocido por sus geiser; y del valle y la falla de Thingvellir. Situados a una distancia razonable (50 Km. el valle de Thingvellir), conforman una ruta turística clásica en Islandia.

Así la Cascada de Gullfoss mezcla el poder los glaciares y las grietas y falla de la corteza terrestre.

El valle de Thingvellir es la viva muestra de la deriva continental, la falla más impresionante, la de Almannagjá  y su cañón nos hacen sentirnos ente dos mundos. Thingvellir es un Parque nacional que mezcla naturaleza, geología e historia pues fue aquí donde se celebraron las asambleas políticas desde la ocupación de la isla y aquí de declaro la independencia en 1944.

Por último el valle de Haukadalur es un lugar espectacular donde visitar otra de las atracciones de Islandia, los geiser. Los más espectaculares y conocidos son el Strokkur y el Geysir.

Además de estos tres sitios principales, la ruta puede complementarse o alargarse con otros lugares de gran interés como la planta de energía geotérmica de Nesjavellir, la iglesia de Skáholt, el cráter del volcán de Kerid (Kerið) y el pequeño pueblo de Hveragerdi, donde también encontramos muestra de la geotermia, y huertos de hortalizas y tomates en invernaderos.

Resumen Diario 2

Círculo dorado
Ese día los dedicamos al círculo dorado. Parque Nacional de Þingvellir, Geysir, catarata Gullfoss.
Como el día anterior pudimos hacer unos km por la noche nos hemos despertado en Þingvellir que es donde dormimos, así que fuimos de los primeros en empezar a ver el círculos de oro que es la ruta más turística y cercana desde la capital por lo tanto con más número de gente.

Resumen Diario 3

Cascada Gullfoss.

Por fin salimos de la impresionante ruta F35 y, lo primero que nos encontramos es una de las cascadas más visitadas del país, no porque sea la más impresionante de todas, sino porque se encuentra en la ruta del sur más visitada: el conocido círculo dorado.

Se trata de una cascada creada por la ruptura de las placas que crean el paisaje islandés. Un inmenso bloque de roca roto y quebrado ha creado el salto de agua al desplazarse. La falla ha sido horadada y ampliada a través de las eras por el río Hvítá que significa río blanco. La cascada de Gullfoss se divide en dos partes, la segunda cascada es oblicua a la primera y lanza las aguas del río Hvítá hacía la zona por la que llegamos. Esto hace que las perdamos de vista y la sensación sea que se internan en la tierra, buscando tal vez a los exploradores imaginados por Julio Verne. El salto de agua es de 32 metros en un estrecho acantilado natural de unos 70 metros, lo que concentra el caudal y provoca un ruido ensordecedor. El cañón por el que el río discurre se extiende durante dos kilómetros y medio, aprovechando y ampliando a través de los milenios antiguas fisuras de lava. Hoy la profundidad de este cañón natural llega a ser de 70 metros en algunos lugares.

Desde que llegas al enorme parking con sus tiendas de regalos y ropa, cafetería y demás te das cuenta que esta zona es más turística. Además de muchos autobuses, se ven muchas familias por esta zona buscando la “comodidad” del sur de la isla. Toda el camino hasta la misma cascada esta vallado algo que hemos visto en pocos lugares, pero que quizá aquí con la afluencia de gente se hacía necesario.
El camino pasa primero por un mirador que te enfrenta desde algo más lejos toda la cascada. Perfecto para hacer una panorámica del lugar. Después el camino sigue hasta situarte en medio de los dos saltos de agua y donde realmente sientes la grandeza y la fuerza del agua.

Geysir.

El día estaba llegando a su fin. Pero antes de buscar el descanso en nuestro alojamiento de esa noche, teníamos una parada más. Un nuevo elemento de la naturaleza que nos ofrecía Islandia.
Tardamos poco más de diez minutos en llegar a la zona de Geysir, también englobado en el turístico círculo dorado. Geysir fue un enorme surtidor de más de 20 metros de diámetro. Los que lo pudieron contemplar, se posaban ante un agujero gigante del que emanaba una torre de agua que alcanzaba los 60 metros de altura. Hablo en pasado, porque actualmente Geysir no dispara sus chorros de agua hirviendo al cielo. Como no era muy activo, algunos desalmados decidieron tirar jabón y productos
químicos para acelerar la frecuencia de sus explosiones, lo que provocó el efecto contrario. Ahora sólo es una gran charca humeante de agua caliente.

No obstante, en la zona de Geysir todavía hay algunos geiseres activos. El más conocido es Strokkur, que eclosiona aproximadamente cada cinco minutos y puede alcanzar una altura de unos 20 metros. Y este era nuestro objetivo. No hizo falta buscarlo. Nada más entrar al recinto nos sorprendió a lo lejos una explosión de agua y un alboroto de gente rodeando el agujero cámara en mano. Nos unimos a la expectación de ver una nueva explosión de aquella poza de agua hirviente. Es curiosos ver cómo la olla se prepara acelerando su actividad, moviendo el agua de dentro hacia afuera hasta que llega a su máxima intensidad, se forma una pelota para finalmente estallar con gran violencia hacia el aire elevando el agua a más de 20 metros y empapando a los curiosos que no han sabido colocarse en el sitio oportuno.
Nos quedamos a ver 3 explosiones más, a un ritmo de una cada 5 minutos más o menos. Ninguna tan alta como la primera, y alguna con dos explosiones sucesivas de menor tamaño. La zona se completa con otras pozas de agua humeantes pero sin actividad, destacando a la entrada el gigante dormido, Geysir.

Parque Nacional Þingvellir.

El Valle de Thingvellir es la herida abierta por la que surgió de los océanos la isla de Islandia. Este Rif, es la parte elevada y visible de la dorsal Atlántica que separa las placas tectónicas de América y Eurasia. De sudoeste a nordeste esta línea marca la creación continua de corteza terrestre y el desplazamiento de las dos parte de Islandia que reposan en placas distintas. Numerosas fracturas y crestas paralelas nos recuerdan la inconmensurabilidad de la Tierra y su fuerza, frente a la cual el ser humano parece muy poca cosa. La llanura está rodeada por montes que llegan a los 1000 metros de altura y forman una especie de muralla que bordea la planicie rota por las fallas.

Dos grupos de fallas son las más espectaculares. En primer lugar Almannagjá, al oeste de la planicie. Con una longitud de 7,7 kilómetros y una profundidad en algunas zonas de 40 metros muestra claramente la separación entre las dos placas tectónicas. La segunda línea de fallas más importante es la de Hrafnagjá. Algo más larga (11 Km.) es un poco menos profunda (máximos de 30m)
Thingvellir reúne también una cultura y un significado muy especial para los islandeses que se remonta en el tiempo siglos atrás. Y es que este es el emplazamiento de lo que fue el primer parlamento islandés y donde se proclamó la republica de Islandia en 1944. Aquí se encontraban desde antaño los habitantes para celebrar sus reuniones, resolver disputas, impartir justicia y dictar nuevas leyes. En este espacio abierto y tan majestuoso se citaban pues todos los islandeses para decidir sus cuestiones cívicas o tribales. Puedes imaginarte a todos allí atendiendo, esparcidos por la zona de este anfiteatro natural cincelado por la naturaleza.

Partiendo del alojamiento, seguimos por la carretera 35 unos 15 km hasta encontrarnos con la 37 a la derecha que tomaremos otros tantos kilómetros, giro a la izquierda en la 365 otros 14 km y por último la 36 hasta el parque 12 km más. En total tardamos unos 45 minutos hasta el Parque donde aparcaremos el coche en uno de los muchos Parking que hay. En principio había que pagar algo así como 5 € en la máquina que hay en el parking, pero por más que lo intente con cada una de las tarjetas que tenía no salía ticket ninguno. Varias personas probaron y nada, por lo que tomamos la mejor decisión posible: no pagamos ninguno. Ahí dejamos a Jimmy sin ticket esperando no encontrar sorpresa a la vuelta.
Estábamos casi al principio de la gran falla Almannagja y muy cerca de la casada que forma el río Oxara cuando se precipita por ella. Nos dirigimos al inicio de la falla (o el final) donde había un mirador que daba la perspectiva de toda la grieta. Después volvimos hacia la cascada Oxararfoss.

El arroyo Öxará no es muy caudaloso pero alimenta la cascada que lleva su nombre. Esta cascada como la de Gullfoss, se produce gracias a una profunda sima donde el río se lanza creando una fumarola de vapor de agua. El río al precipitarse en la falla de Almannagjá, provoca este bello espectáculo. Después el río desemboca en el lago de Thingvallavatn, el más grande de Islandia (83 km2), que luego veríamos más de cerca. No es tan grande, ni impresiona como otras, pero el lugar donde está la hace única.
Seguimos recorriendo la falla dirección al lago Thingvallavatn. Poco a poco la pared va cogiendo altura y si no fuera por el intenso sol que brillaba, podía imaginar por aquel camino a Jon Nieve y su guardia de la noche vigilando el muro de los salvajes y los caminantes blancos.
El camino termina en un mirador cerca del gran parking del centro de visitantes del parque, donde se puede ver todo el parque: desde la gran falla a la izquierda al gran lago Thingvallavatn cuyas aguas se pierden en el horizonte.

Nos dirigimos hacia una de las orillas del lago para ver la grieta donde algunos se atreven a bucear en las frías aguas. Silfra, que es como se llama esta grieta, permite bucear entre dos continentes, e incluso tocar Asia con una mano y América con la otra a la vez. La experiencia debe ser única. El precio de la experiencia, prohibitivo. 36000 isk que al cambio sale por más de 275 €, por 40 minutos de inmersión.
Continuamos nuestra vuelta al parking pasando por la iglesia blanca de Thingvellir que, construida en el mismo emplazamiento que la original, una de las primeras del país, data de 1859. Esta iglesia construida en madera blanca cuenta con un pequeño cementerio donde descansan los héroes de la independencia. Pertenece a la iglesia luterana, predominante en Islandia. Estaba cerrada aunque se veía el interior por los ventanales de los laterales.

Llegamos a recoger a Jimmy con la duda de si eran capaces de multar por no poner el ticket del parking. Pero no parece que hayan llegado a esos niveles. De hecho, era el primer año que regulaban el parking y por lo visto no lo tenían muy bien instaurado. Recogimos a Jimmy y nos pusimos en marcha hacia una nueva atracción que la naturaleza nos ofrecía. Las cuevas o túneles de lava nos esperaban.

Categorías:Uncategorized

El Sur de Islandia

Resumen de diario 1

Jokulsarlon

De Hofn a Jokulsarlon a las espectaculares vistas de la costa, se le unía que el glaciar se escapa por entre las montañas y te vas encontrando diferentes lenguas del glaciar, tener en cuenta que el área del glaciar Vatnajokull es de 8000 kilómetros cuadrados (como la provincia de Madrid).

Cuando entramos en el camping de Jokulsarlon vimos muchísimos coches aparcados y gente por todas partes, luego nos enteramos que era el lugar mas visitado de Islandia, después de los días de soledad que habíamos pasado perdidos por el norte nos impactó mucho vernos en medio del gentío.

Necesitábamos ir al baño así que lo primero que hicimos fue ir a la cafetería y mientras esperaba a mi chico se me acercó un hombre para venderme una excursión, cuando vio que le traducía al español, me dijo que esperara un momento y vino un chico español, nos dijo que era la última excursión del día para ver la cueva de hielo y que como iban bien de tiempo visitaríamos dos más que hay al lado.
Era un montón de dinero, 260€ por persona, pero nos apetecía ir y llevábamos tan bien ajustado el presupuesto hasta ese momento que decidimos darnos el lujo, sobre todo cuando vimos el medio de transporte hasta las cuevas de hielo

El camino hasta llegar a las cuevas por encima del glaciar con semejante cochazo ya fue una pasada, además nos fueron dando una charla muy interesante acerca del glaciar.

Las cuevas glaciares no son permanentes debido a que el glaciar está siempre en movimiento, la mayoría comienzan a formarse con el agua caliente que fluye por debajo del glaciar debido al calor geotérmico, tuvimos suerte de llegar al final del invierno y de que ese año no hubiera llovido apenas porque nunca se había podido llegar tan al fondo de la Cristal Ice cave como en ese momento.

Entre ir, volver y visitar las cuevas se nos fueron 3 horas y volvimos al parking de Jokulsarlon que ya había oscurecido y la marea humana se había ido, quedamos 3 o 4 furgos sólo a pasar la noche. Nos hicimos la cena sin quitar ojo al cielo porque, a pesar de que había nubes, ya se podía ver algún color extraño. La predicción para esa noche de ver auroras boreales era muy alta, y la hora punta las tres de la madrugada así que nos pusimos el despertador para esa hora.
Cuando sonó abrí la puerta medio dormida y al asomarme no me pude creer lo que veía, llamé a mi novio y salió como una flecha, supongo que mi cara se lo decía todo, nos quedamos boquiabiertos.
Las nubes habían desparecido y el cielo latía, nos envolvía un manto verde formando extrañas formas donde miraras, recorrimos todo el área del lago, sin dejar de flipar. ¡Que locura!
Estuvimos casi 2 horas dando vueltas mirando al cielo, ahora si, había visto una aurora boreal en todo su esplendor, fue sin duda el espectáculo de la naturaleza mas bello que jamás había visto y para colmo nos pilló en Jokulsarlón que ambos coincidimos en que es el lugar que más nos gustó de Islandia.

Llegamos a Hofn donde teníamos pensado parar a probar los langostinos, yo quería ir al restaurante Pakkhus, pero sólo abría para las cenas, así que fuimos al Kaffihornid.
Comimos muy bien, tomamos 2 ensaladas del buffet, todo estaba bueno y era de gran calidad, sólo con las ensaladas hubiéramos comido, pero ya habíamos pedido los segundos. Yo un sandwich de langostinos, lo pedí sólo porque nunca lo había visto y estaba delicioso, era como un enorme sandwich vegetal con un montón de langostinos (pelados), mi chico optó por algo más clásico y los pidió a la plancha, estuvo todo muy rico. Eso, más tres cervezas y 2 cafés sumó 120€. Fue el único restaurante que pisamos durante las vacaciones, es una lástima que sea todo tan caro (o yo tan pobre, según se mire) porque la comida escandinava es deliciosa.

Resumen Diario 2

Día 22/06 – Costa sur
Cascada de Seljalandsfoss, Cascada de Skogafos, Museo de Skogar, avión americano caído, Acantilados de Dyrholaey y Vík. Noche en Vík
Seljalandfoss es una cascada que te permite pasar por detrás y verla en todo su esplendor

Después llegamos a skogafos donde hay un camping en la misma campa de la catarata, íbamos a dormir allí pero como todavía eran las 19 de la tarde decidimos seguir más camino, aunque ya había gente preparada para dormir a nosotros como españoles esa hora como que no nos va unido a que sigue habiendo luz de sobra y que estamos deseosos de seguir disfrutando de más maravillas

Pusimos rumbo a intentar encontrar el avión caído en el 73 del ejército americano que quedo en mitad de una playa de arena a volcánica, pese a que no se podía entrar con vehículo que no fuera 4×4 vimos que se podía rodar y lo intentamos con nuestra camper jugándonosla ya que está prohibido, en cuanto vimos que eso se ponía peor lógicamente decidimos desistir y nos fuimos de vuelta pero tenía claro que quería verlo así que en cuanto entro un todoterreno por el camino le pare ante el asombro de mi mujer y resulto ser una familia de americanos con su hijo muy majos que nos acercó, finalmente lo conseguimos

Después de esto pusimos rumbo a los Acantilados de Dyrholaey pero al ser ya tarde estaba cerrada la entrada ante nuestro asombro y nos fuimos a dormir a Vík era ya cerca de las 11 o 12 de la noche y nos fuimos a intentar dormir porque sigue habiendo luz

Día 23/06 – Glaciar Vatnajökull
Arenales de Mýrdalssandur, campos de lava de Eldhraun, Parque Nacional de Skaftafell, cascada Svartifoss, laguna glacial Jökulsárlón y glaciar Vatnajökull. Noche en Höfn
Nos despertamos y nos fuimos a ver los acantilados que no pudimos ver la noche anterior de dyrholaey

Arenales de Mýrdalssandur, campos de lava de Eldhraun

Y nos dirigimos al Parque Nacional de Skaftafell, cascada Svartifoss

Depuse pasamos por la laguna glacial Jökulsárlón y glaciar Vatnajökull
Pasamos antes por una laguna anterior a llegar a jokulsarlon pero no merece la pena la pérdida de tiempo, os la podéis saltar e ir directamente a jolulsarlon a darse un paseo en lancha o barco anfibio, yo quería ir en zodiac pero como nos entretuvimos en la laguna anterior llegamos tarde para el último tour en zodiac por los pelos así que nos montamos en el anfibio.
Si estáis esperando que fueran 20 euros persona el paseo de 30-40 minutos estáis equivocados, estamos en Islandia y aquí se paga todo bien pagado, si no recuerdo mal 50 euros persona tienen la culpa, siempre que voy de viaje no me privo de hacer actividades o excursiones sin importarme el dinero pero creo que es una actividad prescindible no repetiría, no ves mucho más que desde la costa.

Diario 2 en zona Reykjanes (Blue Lagoon)

Península de Reykjanes, Blue Lagoon y Reykjavík
Península de Reykjanes, Blue Lagoon, Krýsuvík, Grindavík y Seltún. Noche cerca del aeropuerto

Resumen Diario 3

después ir a visitar la playa de arena negra Reynisfjara y sus acantilados.

Playa arena negra Reynisfjara, cuevas de lava, bloques de basalto / Acantilado y faro Dyrholaey

Para llegar a la playa seguimos la carretera 1 hasta la salida de la 215. Tardamos unos 45 minutos desde el alojamiento en Holt.

En esta playa de arena negra no te derretirás al sol ni te darás un refrescante chapuzón, pero disfrutaras de un entorno único, ya que estarás rodeado de impresionantes columnas basálticas, grutas, cuevas y lavadas de roca.

Según la leyenda, los dos menhires que emergen del mar son en realidad dos troles que quedaron petrificados al no volver a esconderse antes de la salida del sol. Sin embargo, todas las formaciones rocosas que podemos ver en la playa son el resultado de un proceso de erupciones volcánicas que tuvieron lugar en la última glaciación.

Pero sin duda, entre tanta belleza, destaca una formación basáltica en forma de columnas hexagonales que llegan a alcanzar los 66 metros y que flanqueada a su izquierda por una cueva de lava (Hálsanefshellir) y a su derecha por esos troles petrificados cerca de la orilla hacen una estampa de cuento.

Estuvimos un buen rato paseando por la arena negra de lava disfrutando del embravecido Océano Atlántico antes de dirigirnos a los acantilados de Dyrholaey que se divisaban a la derecha de nosotros. Volvemos a la carretera N1 a coger el desvío de la 218. Son unos 15 minutos. Desde aquí arriba la vista de la playa y las formaciones de lava petrificadas en el mar es sorprendente y más aún con el romper del mar en ellas. Espectacular.

Piscina Seljavallalaug.

Una de las maravillas que ofrece este país está en su fuerza geotérmica que inunda cientos de rincones de pozas naturales y otras construidas aprovechando el agua que mana caliente del subsuelo. Teníamos claro que íbamos a visitar algunas a ser posibles de las gratuitas. Era el caso de esta piscina que nos quedaba muy cerca de nuestro alojamiento.

Esta piscina es la más antigua conservada en la actualidad. Está enclavada bajo el volcán innombrable, muy poco turística y gratuita. Hoy en día en desuso, sigue siendo visitada por nostálgicos y turistas como nosotros. Cuenta con los antiguos vestuarios de la instalación. Hay que tener en cuenta que está abandonada por lo que no podemos esperar ninguna comodidad.

Llegamos tras un paseo de unos diez minutos en dirección a la montaña y a la niebla que tapaba parte de ella y bajaba fantasmagórica por su ladera. Cruzamos por las piedras un pequeño arroyo, pero sin ninguna dificultad. No ves la piscina hasta que no te das con ella. Encontramos unas 3 parejas en el agua. Nos cambiamos en los vestuarios y dejamos allí las cosas y fuimos directos al agua. La temperatura sería de unos 10 grados en el exterior y amenazaba lluvia como todo el día. La primera impresión no fue: ¡¡que calentita!! Pensé que estaría más caliente la verdad. Sin embargo según te acercabas a los chorros por donde caía el agua la temperatura subía considerablemente. El agua aunque está limpia levanta el musgo de las rocas haciéndolo flotar por todas partes, y si eres un poco asquerosito tu baño será corto. Ese fue nuestro caso, además de que eran las 21 de la noche y había que pensar en volver después de un día largo e intenso. Pero aunque corto la sensación de bañarte a las faldas de un glaciar/volcán es única. Salimos con el bañador lleno de ese musgo que flotaba en el agua, nos cambiamos

Seljalandsfoss

Seljalandsfoss es una cascada turística. Desde la N1 aparece a tu izquierda detrás de un parking donde llegan los autobuses desde diferentes rutas del sur del país y numerosos turistas desfilando para tomar la mejor foto. En el mismo parking hay baños, gratuitos, tienda de suvenires y un pequeño puesto de perritos, cafés, zumos y demás.

Nos costó un poco aparcar a Jimmy. Nos bajamos acercándonos a nuestra primera cascada del viaje. Serían muchas y seguro que superarían a esta, pero no por ello era menos impresionante. Son 60 metros de caída a una poza con la particularidad de que puedes pasar por detrás de ella, meterte dentro de la cascada, empaparte hasta las trancas. Y allá que fuimos, siguiendo el pequeño reguero de gente con sus cámaras en mano a dar la vuelta al ruedo, quedándonos detrás de ella un rato disfrutando de la cortina de agua que caía ante nosotros.

A la izquierda de la cascada hay un letrero que marca la dirección de la cascada Gljufrafoss. Seguimos el sendero unos diez minutos y nos encontramos con una pequeña grieta por la que entrar de piedra en piedra salvando el río, a una cueva donde caía de forma espectacular una cascada sobre una pequeña poza. Era impresionante estar allí dentro y mirar hacia arriba. Sin duda una de las caídas de agua que más nos impactó. Además de no tener mucho público, el sonido dentro de la cueva del agua al caer te dejaba hipnotizado.

Skogafoss

Todo empieza en una fotogénica cascada. Enorme cortina de agua de 30 metros de ancha que cae con fuerza desde más de 60 metros y que te hace sentir muy pequeño. En el margen derecho de la cascada, unos escalones te llevan a lo alto de la base de la caída de agua. Después de esta dura subida comienza el espectáculo.

La primera parte discurre paralelo al río Skogar encajado en un precioso cañón. Los primeros 2 o 3 kilómetros el marcado sendero de estacas azules es seguido por numerosos turistas buscando la mejor foto en la mejor caída de agua. Siempre en constante subida el río nos regala continuas cascadas a cuál más impresionante. Había leído que hay más de 30 en el recorrido, pero nunca pensé que fueran de ese tamaño y con tal fuerza. Nosotros perdimos la cuenta. Cada una que aparecía ante nosotros
era una parada para admirar y fotografiar.

Cañón Fjadrargljufur.

Está a medio camino entre Skógafoss y Skaftafell por la ring road, justo antes de llegar a la pequeña población de Kirkjubbaejarklaustur. Cerca se encuentra la cascada de Fagrifoss.

La carretera que lleva hasta el parking es de tierra y bacheada. Esta comienza con una subida que rápidamente se dividirá en dos. En este caso giramos a la izquierda a pesar que la carretera de tierra principal va hacia la derecha. Desde el alojamiento tardamos hora y media en 115 km de recorrido.
Desde que dejas el coche un camino de madera te lleva por el margen derecho del cañón por donde corre un río otrora glaciar, culpable de la erosión que formó el cañón, y que según baja forma diferentes cascadas destacando al final la cascada Fagrifoss. El inconfundible verde de las paredes del cañón brillaba con los destellos del sol que nos acompañaba. Es un camino corto en ligera pendiente que se hace en poco tiempo. Sin ser tan espectacular como el cañón del río Skoga y sus caídas de agua, merece la pena parar y estirar las piernas.

Parque Nacional Skaftafell. Cascada Svartifoss y mirados Sjonamipa.

No muy lejos de allí estaban las formaciones basálticas Dverghamrar, pero aunque estuvimos atentos (Sara atenta a su sueño claro) las debimos pasar de largo y nos las perdimos. Todo no puede ser.
En 40 minutos llegamos al parking del Parque Nacional tomando el desvío de la 998. Al llegar te das cuenta que es un sitio importante, turístico. Varios parking flanquean el punto de información y atención al visitante con grandes baños, cafetería y todo tipo de servicios. Nos cuesta un poco aparcar. Esta hasta arriba. Un gran camping se encuentra a la entrada del parque.

La parte de las grandes rutas y aventuras estaba cubierta, por lo que decidimos visitar solo la cascada Svartifoss y el mirador que ofrece vistas a una gigantesca lengua de la masa de hielo glaciar más grande de Europa, Vatnajokull, el mirador Sjonamipa. Nos acercamos a uno de los grandes carteles que ofrecía información sobre las rutas que se podían hacer para comprobar cuál era la nuestra. Había numerosas rutas. Muchas de ellas largas rutas que se adentraban en el parque y donde seguramente se sentiría esa gran experiencia de sentirte solo en el mundo. En un mundo diferente hasta ahora conocido por mis ojos. Pero esa experiencia ya estaba archivada. Ahora tocaba turistear un poco.

Comenzamos a subir por el sendero marcado que nos llevaría hasta la cascada Svartifoss acompañados de otros turistas pero sin ser agobiante, sensación que nunca tuvimos en ningún sitio del viaje. La subida se hace dura. Son unos 4 km de pendiente con vegetación en los laterales del sendero y bordeando un nuevo cañón por donde discurre un río que va formando cascadas. Nunca me cansare de estas vistas.
La recompensa llega al final del camino. Una cascada cae desde 50 metros entre preciosas formaciones de basalto hexagonales de color negro. Estas formaciones que ya habíamos visto y veríamos más adelante son formaciones de origen volcánico producidas por la cristalización dentro de un flujo de lava al enfriarse de forma extremadamente lenta. Parece una obra esculpida por la mano de un artista. Curiosamente sirvió como modelo para construir la preciosa iglesia Hallgrimskirkja en Reikiavik. Aprovechamos para sacar nuestro lomo ibérico y ante este espectáculo nos preparamos y comimos un buen bocata sentados en sendas rocas frente a la caída de agua.

Tras comer seguimos el camino que ascendía ya más levemente hacia el mirador Sjonamipa. Ya sin tanta vegetación en el camino llegamos a un balcón que se asoma a una lengua de un trozo de la gran masa de hielo Vatnajokull. Su nombre Skaftafellsjokull. Una larga recta de hielo baja desde lo alto de la masa hasta cerca del punto de información donde se convierte en río que llega hasta el océano en poco más de 5 km, ennegrecida en parte por los sedimentos que arrastra, pero sobre todo por la ceniza que se depositó después de las numerosas erupciones recientes de los volcanes vecinos, El día estaba soleado, pero solo la mirada a esta lengua del casquete glaciar nos hizo abrigarnos más.

Nos quedamos un rato embobados y haciendo fotos hasta que nos pusimos a bajar por un sendero estrecho que bajaba directo bordeando la lengua hasta el parking. La bajada se le hizo dura a Sara que arrastraba molestia en la rodilla después de los dos días de pateada por las tierras altas. Las secuelas del esfuerzo. Suerte que solo fue eso.

Habíamos tardado unas 3 horas y media desde que comenzamos para cubrir 8 km de los muchos que tiene este precioso parque nacional de Skaftafell.

El recorrido que haremos nosotros es uno de los más populares, pues permite hacer dos de las visitas estrella del parque: la catarata Svartifoss y el glaciar Vatnajökul, mediante su lengua glaciar llamada skaftafellsjökull. En el centro de visitantes nos confirman nuestras noticias: el sendero es fácil y se recorre en aproximadamente dos horas y media.

Cuando ya tenemos suficiente de la Svartifoss es hora de dar marcha atrás, pero en lugar de volver por el mismo camino, hacia el centro de visitantes. Tomamos un desvío que nos llevará hasta el Sjonamipa, que es el nombre que recibe el mirador sobre el skaftafellsjökull.

Son unos tres cuartos de hora de subida continuada, por senderos algo más estrechos, pero cómodas y nada peligrosos. Una subida apta para cualquiera que tenga un mínimo de forma física. La subida no se hace pasada y a medida que vamos ganando altura el paisaje cambia y empiezan a aparecer las primeras montañas nevadas.

Los últimos doscientos metros son de bajada. Sin darnos cuenta hemos subido el ritmo, conocedores de que muy cerca se encuentra el glaciar y tenemos muchas ganas de visualizarlo. El premio es enorme, la lengua skaftafellsjökull nos muestra uno de los tentáculos del Vatnajökul, el glaciar más grande de toda Islandia. Cabe decir, sin embargo, que a diferencia de los glaciares que conocimos en Chile (como el Balmaceda) o los de Argentina (como el Perito Moreno), a ratos, el Vatnajökul tiene una superficie oscura, producto en parte del arrastre de sedimentos en general, pero muy particularmente, de la ceniza de algunas erupciones volcánicas producidas en la zona en los últimos años.


Lagunas glaciares Fjallsarlon y Jokulsarlon.

Nos separaban 49 km hasta la primera de las lagunas glaciares, la laguna Fjallsarlon. Siempre con el monstruo Vatnajokull a nuestra izquierda soltando sus tentáculos hacia la carretera y con el océano Atlántico a nuestra derecha llegamos por la N1 en 40 minutos a nuestra primera parada.

Llegamos a un parking donde apenas había 5 coches y la mayoría eran de trabajadores que estaban construyendo lo que dentro de poco tiempo será un punto de información. Un camino llevaba directos a la mole de hielo. Sobresaliendo una montaña por encima del resto: el volcán Oraefajokull enterrado en hielo. Efectivamente se respiraba tranquilidad y mucho frío. Apenas cuatro personas se encontraban a la orilla de la laguna, punto donde una de las lenguas del glaciar viene a finalizar desprendiendo trozos de hielo de diferentes tamaños y de tonos azulados. Una nueva visión para guardar en mi retina que hasta ahora solo había visto en fotos. No estuvimos demasiado tiempo, sabedores que esta era la hermana pequeña y que unos kilómetros más adelante nos esperaba su hermana mayor.

Pocos minutos después llegamos a un puente en la carretera por donde pasa el río que unos metros más allá desemboca en el océano. A la izquierda una gran laguna de 18 km cuadrados llena de icebergs de tonos azulados es contemplada por menos de un centenar de personas desde varios puntos. Y como si con ellas no fuera la película numerosas focas juegan o descansan en los bloques de hielo que navegan a la deriva hasta llegar al mar. La laguna Jokulsarlon está formada por el deshielo de la lengua Breidamerkurjokull, que a diferencia de la anterior va a desembocar al mar. Me quedo sin adjetivos, pero es que a cada paso que damos en este país la boca se nos queda abierta.

Bajamos a una orilla de la laguna a ver más de cerca a las focas. Estuvimos grabando las un rato jugando cuando de pronto un estruendo nos llevó la mirada a un gran bloque de hielo. Se había desprendido un pedazo de un gran iceberg. Nuevamente estábamos metidos en un documental de la tele, uno de esos donde ves cosas increíbles que piensas que nunca verás.

Antes de irnos de allí fuimos a la playa que había al otro lado de la carretera donde las olas paseaban los pedazos de hielo que llegaban desde la laguna.

 

Categorías:Uncategorized